motivacion

Se Necesita un Cambio de Paradigma en la Teoría de Liderazgo

Adizes (Traducciones)

Por: Ichak Kalderon Adizes Ph.D.
*El Dr. Adizes es fundador del Instituto Adizes www.adizes.com en Santa Bárbara California y reconocido consultor a nivel mundial

Publicado en: mayo 2 del 2017

El Paradigma Existente


Las teorías y prácticas occidentales de “management” se están extendiendo alrededor del mundo como un fuego. Los titanes Estadounidenses de la industria están dejando en escrito su práctica de management, o liderazgo, como lo hicieron Lee Iacocca y Jack Welsh, y sus libros están siendo traducidos y alabados como si fueran libros de oración. Escuelas occidentales de negocios están abriendo sucursales en todo el mundo, enseñando teorías de management y liderazgo así como las disciplinas funcionales de marketing, finanzas, gestión de la cadena de suministro (SCM), etc.

Yo pienso que lo que se está extendiendo en todo el mundo no es solo un proceso sistémico, benigno, libre de valores y lógico. Yo sugiero que lo que está siendo extendido junto con la teoría y práctica de “management” y liderazgo es una filosofía política cargada hacia ciertos valores.
La palabra “management” no tiene traducción exacta en ningún otro lenguaje, excepto en Hebreo, creo yo. De hecho, en español la palabra manejar (manage) solo se refiere a la conducción de caballos y automóviles.

Yo sugeriría que la metáfora de manejar autos o caballos para el rol de management o liderazgo en el paradigma actual no es muy lejano a la realidad. Después de haber buscado en muchos diccionarios sinónimos para el concepto “to manage”, he encontrado que el común denominador para todos los sinónimos es el supuesto de que “management”, como proceso, es conducido por vía única de un solo flujo de energía: Nosotros, los managers/ejecutivos/líderes (palabras diferentes con la misma connotación elitista: “Nosotros somos los jefes; ustedes no.”) ustedes son manejados.

Nosotros decidimos lo que la organización debe hacer, y después, a través de varios medios, hacemos que ustedes, los guiados, los manejados, ejecuten esos deseos.
Yo estoy manejando. Guiando bien si yo escojo bien hacia a donde ir, y si el carro o el caballo-la organización/aquellos a quienes yo manejo-ejecutan mis planes como yo lo deseo.

El análisis que lleve a cabo de libros de management, teoría, y aplicación, y el análisis de diccionarios, reforzaron esta noción elitista de lo que management y liderazgo se tratan. He aquí algunos de los sinónimos que encontré para “manage”: gobernar, controlar, manejar, manipular, planear para, dominar, decidir por. En este contexto, el concepto “motivar” es sinónimo de “manipular”; Yo sé lo que yo quiero que tú hagas. La única pregunta es: ¿Cómo te motivo? O sea, ¿Cómo hago que quieras hacer lo que yo quiero que hagas?

Un ejecutivo japonés, Konosuke Matsushita, de Matsushita Electric Industrial Company, en Industrial Participation (1985, p. 1,8) es citado así: “la esencia del management es sacar las ideas de las cabezas de los jefes y ponerlas en las manos del trabajador.” (Yo hice el énfasis.)
¿Y qué tal el “liderazgo”? la connotación elitista no cambia. Esto es lo que Dwight D. Eisenhower decía acerca del liderazgo: “Liderazgo es el arte de lograr que alguien más haga lo que tú quieres que se haga porque él quiere hacerlo.” (Las itálicas son mías).

¿Notan que este flujo de energía de una sola dirección no es democrático?
Los que son gobernados no tienen voz respecto a quien o cómo los gobernará. Pongan atención en las palabras “supervisor” y “subordinado.” “Supervisor” se origina de las palabras superior visión, y “subordinado” es sub-ordinario.

“Management” no solo es un proceso. Promueve una estructura de clase elitista.
Este paradigma elitista y no democrático de management o liderazgo emerge porque los padres fundadores de la teoría de management- Taylor, Fayol, Urwick, Newman, Koontz, , , -derivaron sus análisis del proceso de management de sus propias experiencias con organizaciones estructuradas jerárquicamente, no democráticas, manejadas industrial o militarmente.

Es verdad que la escuela de management de relaciones humanas introducida por Elton Mayo inició una preocupación por el elemento humano, y de ahí surgió el campo de la ciencia del conductismo, pero el paradigma no cambió. El “management” o liderazgo aún usan un flujo de energía de una sola dirección: Yo soy “manager”/líder y por lo tanto ustedes están siendo manejado/guiado.

Ustedes no tienen una manera institucional de elegir si yo seré su líder o no, y tampoco tienen el innegable derecho de influenciar como ejercito mi autoridad sobre ustedes. Ustedes no pueden reemplazarme, pero yo a ustedes sí. El sistema es, en el mejor de los casos, un autoritarismo benigno.
Esta estructura, yo sugiero, es parecida a la relación padres e hijos, y tal vez esto explica porque la teoría y práctica del “management” y liderazgo, mientras estaban siendo desarrolladas, y mientras se están practicando y enseñando en la actualidad, se sienten familiares, y por ende, aceptables.

La teoría y práctica de “management”, basadas en el paradigma existente, promueven la distinción de clases y la polarización. Promueven un sistema de recompensas en el cual los ejecutivos pueden recibir el salario de un trabajador multiplicado por cien o más. Establecen un sistema en el que, los que tienen, tienen mucho y por lo tanto son políticamente poderosos; mientras que los que tienen poco, si es que tienen, se perciben a sí mismos como marginados e impotentes, sin el poder de promover los intereses propios democráticamente.

Yo sospecho, que las repercusiones son una depresión muy extendida y una apatía por parte de las masas en relación al trabajo y sus condiciones; masa que se sienten condenadas al dolor y la desesperanza puesto que el socialismo tampoco fue una solución.

Y aún hay más en esto. Creo que la teoría de “la mano invisible” de Adam Smith- que dicta que la competencia, o las relaciones adversarias en un libre mercado, al final producirán la distribución óptima de recursos- ha impactado subconscientemente el paradigma de management también. Hizo legítimas las relaciones adversarias entre management y los trabajadores. Entre los líderes y los guiados. Así como la atmósfera competitiva entre gerentes y líderes.

La adversidad no solo es tolerada sino que también se hace legítima. El paradigma hace del conflicto algo legítimo al tiempo que el ambiente que crónicamente está cambiando y que hace más complejos los problemas; requiere más cooperación en lugar de competencia.

Y aún hay más. La teoría y práctica del liderazgo y “management”, el paradigma que existe ahora, están basadas en la cultura Estadounidense de individualismo. Un individuo, él o ella, tiene la autoridad, como individuo, de tomar decisiones. Aunque el consejo de directores toma decisiones como grupo- el paradigma de individualismo no ha cambiado. El director general (CEO), es elegido por el consejo y destinado a reportarles a ellos, tiene responsabilidad individual de producir resultados, y esta rendición de cuentas individual penetra a todos hasta la última persona con un puesto de autoridad.

El individualismo da pie a la soledad, no solo en lo más alto. Penetra todos los rangos de autoridad. En una atmósfera rápidamente cambiante- que por definición significa problemas nuevos que surgen intermitentemente y que deben enfrentarse- la soledad significa estrés continuo e incesante.
La solución debió ser “management” participativo, pero la participación en la toma de decisiones no es una piedra angular en la cultura Estadounidense. “El tiempo es dinero” y el “management” participativo lleva tiempo y por ello es visto, en el mejor de los casos, como un mal necesario.

El resultado de todo esto es una cultura en la que la presión del tiempo domina la toma de decisiones; una cultura en la que hay una loca carrera para alcanzar metas financieras; una atmósfera de relaciones adversarias tanto en el lugar de trabajo como en el mercado; con la soledad en la cima así como en todos los puestos directivos, y elitismo que desmotiva a las masas y termina en una pérdida de identidad.

El paradigma existente promueve una cultura que incrementa el botín económico pero solo para algunos, a expensas de la satisfacción emocional y social, y a expensas de las desprotegidas masas.

Hay más. Y no debe ser ignorado. La falta de poder y confianza en el lugar de trabajo erosiona inconscientemente la democracia política. ¿Por qué debería de creer la gente que pueden tener un impacto en Washington si ni siquiera pueden tener un impacto en su lugar de trabajo?

¿No es irónico que por un lado mandamos a nuestros hijos a morir para promover la democracia alrededor del mundo y por otro formamos a millones de “managers” para hacer lo opuesto?

Se necesita un nuevo paradigma de teoría de “management”: una teoría universal que sea neutral en relación a la cultura y a la industria, que no sea elitista, que nutra los procesos democráticos y las relaciones sociales al tiempo que produzca resultados económicos superiores.

Para aquellos que conocen la práctica y teoría del “management” Symbergético, ahí está.

Pueden consultar el original en inglés: http://www.ichakadizes.com/a-paradigm-shift-in-leadership-theory-is-needed/

Pueden consultar los libros del Dr. Adizes en: https://adizes.com/books/

Traducción revisada y corregida por Rubén CB spineofpinke@yahoo.com
y revisión contextual de Roberto Bonilla roberto@novarum.mx

Rutina óptima nocturna: haz estas 4 cosas antes de acostarte

Traducciones & Diversos Autores | Transformación de Sociedades

Nota importante: en esta sección estaremos publicando traducciones al español de artículos de otros autores publicados originalmente en inglés, siempre que contemos con la liga que les permita leer el contenido orginal, la incluiremos al final de la traducción. Esperamos que estas lecturas sean de utilidad para mejorar sus organizaciones y sociedades.

——————————————————————————————————

Por Richie Norton

Cada puesta de sol es una oportunidad de reiniciarse.

“Denme un punto de apoyo y moveré el mundo.”— Arquímedes

La leche estaba agria.
Estaba parado en medio de Ulaanbaatar, en el otro extremo del mundo, cortésmente tomando a sorbos leche fermentada de yegua.

Justo habíamos terminado una reunión con el dueño del edificio que rentamos para nuestra compañía de cachemir y la leche de yegua era un gesto de celebración de mi socio mongol, Odgo.

Ni en mis más locos sueños llegué a imaginarme que mi estúpida idea de ayudar a la gente en países en vías de desarrollo a volverse más autosuficientes me traería aquí, a las afueras de Mongolia.

Mi vida ha sido una serie de ideas estúpidas llevadas a cabo.

El “resetearnos” todas las noches nos ayudará a volvernos más creativos, mejorará el resultado de proyectos en proceso y nos brindará un mayor disfrute de la vida a través de nuevas experiencias.
Una y otra vez he experimentado el real poder de comenzar algo reiniciando la vida…y no puedo parar.
Las poderosas experiencias que cambian la vida empiezan al reiniciar tu vida en las noches.
Tal vez también termines en Mongolia. 🙂

PRESIONA EL BOTÓN DE REINICIO PARA MEJORAR EL DISFRUTE DE LA VIDA Y EVITAR FUTUROS ARREPENTIMIENTOS

Al entrevistar cientos de personas en el atardecer de sus vidas, escucho los mismos lamentos una y otra vez. “Hubiera hecho ese gran viaje,” “Me hubiera gustado dar seguimiento a esa idea,” “Debí haber perseguido mis sueños.”

Lo escuche todo.

Pero en casi todos los casos el arrepentimiento más grande que escuche fue, “Hubiera pasado más tiempo con la gente que amo. Desearía haber pasado más tiempo con mi familia.”

Es mi meta el nunca tener que compartir esa trágica lamentación de “Hubiera. . . .”

Si estas deseando, probablemente también estas preocupándote. ¿Me equivoco?

Deja de desear y de preocuparte y comienza a despertar.

Es tiempo de reiniciar tu vida.
…y necesitas reiniciarla TODAS LAS NOCHES.

4 MANERAS DE REINICIAR TU VIDA TODAS LAS NOCHES CON UNA RUTINA ÓPTIMA
1. DIME COMO TE REINICIAS ESTA NOCHE Y TE DIRE COMO SERA TU DIA MAÑANA

“Concentra todos tus pensamientos en el trabajo que tienes frente a ti. Los rayos del sol no destellan si no se enfocan correctamente” — Alexander Graham Bell

Reconoce estas cinco verdades acerca de tu vida todas las noches:

1. Tu vida debe consistir en más que solo transportarse, trabajar, comer, ver la Internet, dormir y ver TV.
2. Tu vida debe estar llena de experiencias llenas de propósito y de proyectos que te brinden emoción, pasión, energía, y que den auténtico significado y gozo a tu vida.
3. Tu vida importa.
4. Tu vida tiene propósitos.
5. Estas destinado a ser feliz.

Trata a estas verdades como mantras o afirmaciones. Encontrarás un real significado en tu vida al aprender y abrazar estas grandes (si bien, simples) verdades.
Se llama “La teoría de ampliar-y-construir de emociones positivas.”

Cuando abres tu mente, construyes nuevas habilidades. El hecho de que creas que importas pondrá tu mente a trabajar para hacer cosas que importen. El dormir con un estado mental positivo puede activar para empezar a trabajar, en cómo crear experiencias positivas para ti al día siguiente y ayudar a “levantarte con el pie DERECHO.”

2. CUANDO SEA POSIBLE, VE EL ATARDECER Y REFLECCIONA ACERCA DE TU DÍA.

Cada atardecer es una oportunidad de reiniciar. (Esto no es difícil para mí…vivo en Sunset Beach.)
Creo firmemente en la idea (que yo inventé) que la calidad de tu vida puede medirse por el número de atardeceres (y amaneceres) que experimentes.

¿Por qué le gusta tanto a la gente ver amaneceres y atardeceres?

Me fascina ver las puestas de sol y me sorprende ver a toda la gente que se junta para deleitarse y tomar fotos. Sucede todos los días pero por alguna razón, el sol saliendo u ocultándose es un espectáculo que te captura. Tal vez es por su belleza — una fiesta de colores brotando de las nubes y esparciéndose por todo el cielo y/o reflejándose en el océano.

No lo sé.

Cualquiera que sea la razón, el sol que sale y se oculta es una señal de un inicio y un final. La gente se junta para los inicios y para los finales. Cada noche que te “reinicias,” le das vuelta a la página para terminar un capítulo e iniciar otro.

Este ritual nocturno de reiniciarse uno mismo nos permite poner el separador en su lugar, cerrar el libro, reflexionar acerca de lo leído y así tener la emoción de leerlo el siguiente día.

Esta “pausa” es saludable para tu cerebro para digerir lo recibido y generar un resultado positivo.

Nota: Después de ver el atardecer (o si te lo perdiste), haz esto:
1. Tomate dos minutos después de ver el atardecer (o si te lo perdiste, haz esto en tu carro cuando llegas a casa y estas estacionado enfrente…o como sea que te transportes) para cerrar tus ojos.
2. Ve tu día, lo bueno y lo malo, y deja ese día atrás de ti antes de entrar a la casa.
3. Entra a tu casa y hazte presente para “las cosas de la casa” — ya sean la familia o el cuidado personal.

Como L.M. Montgomery dijo, “¿No es agradable pensar que mañana es un nuevo día, sin errores en el aún?”

3. TOMA UN BAÑO (DE REGADERA O DE TINA) CALIENTE DE 10 MINUTOS PARA ENJUAGARTE DE LO SUCEDIDO ESE DÍA

“La libertad humana involucra nuestra capacidad de pausar entre el estímulo y la respuesta y, en esa pausa, escoger la respuesta en la que deseamos lanzar nuestro peso. La capacidad de crearnos a nosotros mismos, basándonos en esta libertad, es inseparable de la conciencia o del conocimiento de uno mismo.” ― Rollo May

Después de haber realizado tus cosas domésticas y los niños estén en la cama o lo que sea que hagas, toma un baño de 10 minutos para enjuagarte del día.

Mira este grandioso estudio:

“En este estudio investigamos los efectos de tomar un baño en la calidad del sueño en 30 adultos mayores (edades de 65 a 83) y en 30 personas jóvenes (edades de 17 a 22) en sus casas.”

“Durante las primeras 3 horas de sueño, los movimientos del cuerpo fueron menos frecuentes después de haberse bañado para ambos grupos. Los resultados sugieren que un bañó antes de dormir mejora la calidad del sueño, particularmente en los adultos mayores.”

Una buena noche de sueño es clave, pero el propósito de este baño no es solo para descansar tu cuerpo, sino también para permitirte un tiempo a solas para procesar el día un poco más y meditar acerca de cuan grandioso será el día siguiente.

A pesar de las muchas tragedias en mi vida, yo creo que cada día puede ser el mejor de mi vida.
Enjuagarte de tu día de modo simbólico te deja listo para reini
ciarte y prepararte para el día siguiente.

Nota: Debes comenzar el día siguiente con un baño frío, como sugiere mi amigo y socio de negocios Ben Hardy.

4. RECONOCE 4 COSAS POR LAS QUE ESTES AGRADECIDO ESTE DÍA

“La gente exitosa siempre está buscando oportunidades para ayudar a otros. Los no exitosos siempre están preguntando, ‘¿Y yo que gano?’” — Brian Tracy

La gente que gusta de orar tiene el ritual de agradecer a Dios cada noche por las cosas buenas en sus vidas. Esta práctica también les permite reconocer que si está funcionando a pesar de las dificultades.
El agradecer es una forma de pago que exponencialmente paga por adelantado tanto personal como profesionalmente.

Es mucho más probable que la gente colabore con, contrate, o recomiende a una persona agradecida que a una que no lo es. Adicionalmente, los expertos en psicología positiva han demostrado que el rasgo de personalidad de la gratitud incrementa de modo general la felicidad y disminuye la depresión.

Estas son algunas ideas para divertirse con la gratitud:

1. No dudes en mandarle a un amigo, compañero, o familiar (quien sea) un texto para decirles lo agradecido que estás con ellos (pero no esperes mucho). 🙂
2. Lleva un diario de gratitud y escribe al menos 10 cosas por las que estas agradecido.
3. Ora.
4. Piensa en cómo le puedes hacer el día a alguien mañana.
5. Sé raro y di gracias a los objetos por cualquier beneficio que te brindan en la vida.
6. Escribe un artículo para Medium y comparte tu aprendizaje y experiencias en el mundo como yo.
7. Solamente di “gracias” en voz alta a tí mismo y a otros (sé sincero.)

Para construir relaciones genuinas, experimenta gran satisfacción, y apunta a éxitos significativos, siempre expresa gratitud sincera, sin importar lo pequeña o insignificante que haya sido la contribución.

Aquí están otras 7 ideas para ustedes que escribí acerca de sentir gratitud en nuestros corazones. https://medium.com/the-mission/7-things-gratitude-will-do-to-change-your-life-if-you-do-this-by-5pm-6d9feda35705

El artículo fue publicado originalmente en:
https://medium.com/personal-growth/optimal-night-routine-do-these-4-things-before-bed-a206c07cda67

Traducción realizada para Novarum México por Rubén C. Bonilla spineofpinke@yahoo.com

 

Entrevista al Dr. Enrique Canales

Enrique Canales

Entrevista con Enrique Canales Santos, pintor mexicano nacido en Monterrey, Nuevo León el 27 de octubre de 1936 y fallecido el 19 de junio de 2007.
Por: México Desconocido
¿Desde cuando te acuerdas de tu relación con el demonio y la pintura?
Nací en una de las casa de sillar ocre paja en el centro de Monterrey, ahora nueva Macroplaza. Al demonio lo reconocí como caluroso, fue el que me incitaba a comerme las esquinas de las paredes de sillar que cundo húmedo sabía a fresca tierra dulce. Yo siempre me imaginé que cerca de nosotros traíamos a un ángel de la guarda discutiendo con un
demonio tentador. El demonio hacía que sin ton ni son rayara con crayola las paredes, hasta que el gran jefe «Cejas», mi padre, hombre oso moreno, tapió los sillares con mosaicos de colores arabescos.
Tus cuadros son muy cargados de materiales ¿a qué se debe?
Siempre viví pegado al suelo y me intrigaba la gran variedad de colores y texturas: recogiendo nueces en Bustamante sobre olorosa tierra negra amoratada, y anacuhuitas en Agualeguas sobre ocres almendrillas; atravesando el río Santa Catarina con sus infinitas piedras bolas azules; buscando cuadritos de cuarzo como queso en el Obispado. Consideraba joyas los colorines caídos en las Mitras, pepenaba monedas de a cinco sobre las mil texturas de las banquetas. Todo lo palpaba con manos y ojos.
¿Pero de dónde viene lo orgánico de tus temas?
Cada animalito traía sus texturas y sus colores: catarinas en los geranios, lagartijas en La Huasteca, caramuelas en el tras patio, el impactante ciempiés azuloso de cuerpo con sus patas amarillas, el gusano quemador con sus negros y oros refulgentes. De cada animalito me imaginaba la forma de sus ángeles y la forma de sus demonios. Las alas de las moscas me parecían alas de ángeles o demonios chiquitos. Desde luego el color de la sangre fresca corriendo sobre la obscura sangre seca, es un espectáculo de colores orgánicos.
¿Alguien de tu familia fue pintor o artista?
No que yo sepa. No tuve que seguir los pasos de nadie. Creo que sentí la primera tentación de la libertad individual como a los doce años, cuan- do papá me dijo que los Canales no habíamos venido de ningún lado. No somos ni indios completos ni españoles, de hecho en mi familia unos somos blanquitos y otros morenitos. Papá me dijo que los Canales habíamos brotado del desierto de Agualeguas y que no teníamos ningún compromiso con nada ni con nadie. Nosotros deberíamos buscar nuestro propio quehacer. Papá me enseñó, o aprendes a usarte o te van a usar. No había de otra, o le hacemos caso a nuestro propio ángel o le hacemos caso a nuestro propio demonio.
¿Cuándo empezaste a dibujar o a pintar?
A los trece años tomé mis primeras clases de dibujo en una casa particular e hice una cabeza de caballo preciosa semicopiada de algún pintor europeo. A todo mundo le gustó. Me asusté cuando a varias tías mías les encantó el caballo mentado; yo no quería llegar a ser un agradador de tías. Tuve que rodear por veinte años a toda la pintura «bella» y buscarme mi libertad.
¿Y tus estudios de ingeniería y de doctorado?
La ingeniería mecánica la gocé por constructiva, ingeniosa, exacta, útil. Verdaderas esculturas en movimiento. La gerencia de empresas pronto me fastidió, se te pide mucha astucia; casi no se te pide inteligencia, y cuando quieres sugerir sabidurías se te enojan y te dejan en Babia. Tanta astucia te convierte en animalezco: coyote, rata, gallo, águila, gato, sobre todo gato. Mi doctorado en innovación en la Universidad de Houston me quitó las ganas de buscar la inspiración; también me quitó el miedo a los falsos demonios y dejé de rezarle a los falsos ángeles. Me interesaba entenderle a la ciencia y a la tecnología, pues contienen venenos y tesoros. Ahora, bien ilustrado, sin miedos, sólo cultivo demonios y ángeles verdaderamente míos, de mi establo, de mi catedral, de mi paisaje.
¿Has vivido fuera del país?
Casi dos años en Brasil; mi ángel y mi demonio despertamos de un largo sueño mexicano en Brasil. Los viajes a Europa y a los Estados Unidos te hacen más mexicano por lo fuerte del contraste, te obligan a replegarte en ti mismo, pero Brasil te modifica lo mexicano, pues te afirma en tus valores humanos y además te quita lo dogmático y matachín que tenemos los mexicanos. En Brasil hasta a Alfonso Reyes se le quitó lo azteca que pescó en el D.F. En Río te armas caballero a base de sabores y olores. Los ángeles y los demonios brasileños que a ratos se revolvían entre sí, traían los colores de las escuelas de samba, y te sugerían otras ventanas a la vida.
¿Te sientes avanzar en pintura?
Más que avanzar, yo creo que te resumes a más y más profundidad. Cuando me atreví a llevar un diario de mi excursión pictórica, sentí que las palabras ayudan a concretar sobre el contenido elusivo de mi pintura. Toda buena pintura exterior es el resultado de una buena lucha interior. Toda superficie tiene color, textura y forma. Toda superficie externa delata las fuerzas del bien y del mal moviéndose en su interior. El demonio es resbaloso, se te escapa cuando ataca; a veces el demonio es el caos, a veces el orden aburrido, a veces la prudencia maligna. En la pintura el ángel re- presenta el atrevimiento, la innovación, el valor de plasmar nuestro espíritu en la materia. En la pintura no avanzas, abarcas.
¿Cuál es la guía de tu pintura?
La guía es la emoción interna de verte reflejado en una parte del material externo. Yo no puedo ver cuadros enteros, así como tampoco veo personas enteras. Son los elementos que agitan más energía los que me llaman la atención. Así, de repente encuentro pedazos de cuadros míos o ajenos que contienen vetas de mi verdad.
¿La pintura es racional?
Pintas con todo; con tu razón, con tu emoción y con tu cuerpo. Ponerse a pintar no es ponerse a argumentar, ni a racionalizar; al contrario, ponerse a pintar es todo un ritual. Para ello necesitas cierta paz interior, cierta armonía fundamental; necesitas espacio, silencio o ruidos controlados, materiales, tiempo y disposición de ánimo.
¿Tu pintura es más bien optimista? ¿tú eres optimista?
Yo nunca pinto con mala vibra; cultivo con esmero mi delicado optimismo y si no traigo, si no puedo contentarme conmigo y con la vida, mejor esa tarde no pinto, camino por la montaña o simplemente limpio pinceles, arreglo papeles, hasta que se me pase la mala onda. Quiero plasmar tan sólo mi entusiasmo, al dios interior que todos traemos adentro, al dueño de mis ángeles y de mis demonios. Cantar es más difícil que llorar, al menos para mí, lo considero más importante pues tenemos que animamos los unos a los otros.
¿Pintas para vivir o vives para pintar?
La vida aunque dure poco es inmensa, está llena de misterios; lógicamente es más grande que el arte y el arte es más grande que cualquier país.
Dicen que tu pintura es muy mexicana ¿es cierto?
Soy mexicano por ombligo y me da mucho gusto y no necesito esforzarme por serlo -se es más mexicano cuando haces lo que te provoca, cuando haces lo que eres y te arrojas con plena confianza a plasmarte en tus quehaceres.
¿Cuál ha sido tu relación con galerías y museos?
A partir de 1981 Arte Actual Mexicano de Monterrey me apoyó, luego el Museo de Monterrey, Galería de Arte Mexicano, Museo Tamayo, Bellas Artes, Museo Chapultepec, Museo de José Luis Cuevas; Galería Quetzalli en Oaxaca, Marco de Monterrey y finalmente el Museo Amparo de Puebla, que ha adquirido una buena colección de mis obras. He expuesto en París, Bogotá y en varias ciudades.. Tengo buena y mala crítica; estoy en plena lucha. Pero mi única preocupación es mi siguiente cuadro.
¿Qién eres, qué eres?
Yo no sé qué soy, ni quién soy, pero sé que soy lo que hago, por lo tanto soy pintor de cuadros, labrador de piedras, amaso arcilla, pulo vidrio, pienso sonseras a todo color. Además, cuando me canso de estar parado, me gusta sentarme a escribir sobre pintura, tecnología y temas políticos. Pero lo que más me gusta son las hembras con el cabello un poco enmarañado.

A mover normas

Enrique Canales

Mucha gente cree que si opera su empre­sa o su función a un nivel profesional, como «debe de ser», ya con eso va a poder competir como si fuera una empresa «de clase mundial». Esa creencia es una vaci­lada.
El concepto de «nivel profesional», el concepto de operar como «deber ser», el concepto de operar a nivel de «clase mun­dial» e inclusive el concepto de operar «en el nivel del benchmark», son concep­tos viciados desde su mera concepción. Todos esos conceptos significan en rea­lidad, lograr operar «al mero centavo», como «un relojito», de acuerdo con las últimas novedades de la industria o de la profesión.
Sin embargo, todas esas maneras de describir las operaciones de una función o de la empresa implican la comparación contra un buen estándar considerado desde el exterior. Los que ponen las normas y estándares son normalmente los principales competidores internacio­nales, los proveedores de equipo y mate­rias primas, los principales clientes, las asociaciones profesionales e inclusive a veces por algunos gurúes.
La norma ya sea legal o simplemente profesional, marca el nivel de calidad requerido desde el exterior, sin embargo, por necesidad interior, las ventajas com­petitivas requieren operar a niveles más superiores todavía.
Otra de las expresiones que también se usan para describir este estado muy profesional de operar, es decir: «nosotros cumplimos perfectamente con las nor­mas establecidas por la x, y o z, asocia­ción internacional». Así, se piensa que si uno cumple perfectamente con las nor­mas, significa que uno es muy competiti­vo. Pues no. Cumplir con las normas te hace competente de forma estándar y normal, es decir ordinario.
Si estás dentro de las normas, te encuentras en orden. Felicidades pero los competidores internacionales se salen del orden, son extraordinarios, se brin­can las normas en el sentido positivo y agresivo. Las ventajas competitivas se encuentran por encima de la norma, arri­ba de las trancas, del otro lado «del deber ser».
Conste, estamos dentro de las ven­tajas competitivas de carácter tecnológi­co, es decir dentro de las ventajas que obtienes porque sabes hacer algo que todavía los competidores internacionales no saben hacer, porque no saben alguna cosa que algunas de tus gentes o tú mismo, sí saben hacer porque lo han pro­bado o porque lo han calculado y demos­trado.
Entonces, si tú cumples con las nor­mas establecidas, eso quiere decir que apenas sabes lo que las autoridades lega­les o profesionales exigen que se sepa y que se haga. Cumplir con las normas garantiza que los clientes reciban simple­mente «lo que debe ser». Las normas se establecen para que los profesionistas y los empresarios no engañen ni pongan en riesgo a los consumidores, pero las normas no se hicieron para que alguien se hiciera más competitivo.
Por eso, cumplir con las normas y haciendo lo que se debe hacer, no te da ninguna ventaja competitiva, a menos que compitas con otros «anacuas». Ojo, si cumples con las normas y eso te hace competitivo en el mercado quiere decir que estás compitiendo con gente poco profesional. Bueno, ya es tiempo que empieces a competir con los meros cam­peones, para que ganes más dinero y puedas exigir que te paguen más dinero y dejes de pagar mano de obra barata para compensar tu falta de competitividad.
De ahí, que necesitas aprender a hacer lo mismo que haces pero ahora de forma que lo hagas mucho mejor que la norma. La norma es la plataforma, es la cancha desde donde empiezas a competir un poco más en serio.
Ya no se trata de que hagas mejor las cosas, pues haciendo mejor las cosas puedes quebrar en pocos años. Casi todas las empresas y personas que fallan, han estado haciendo mejor las cosas, pero no se han dado cuenta que los competidores han mejorado con el acelerador pegado por 10 ó 15 años y de repente con tantita ciencia de pellizco, han rebasado todos los atributos y todos los costos de lo que se hace. Los mejores competidores de cada ramo empujando a la ciencia, aceleran el desarrollo de sus productos, servicios, sistemas administrativos, pro­cesos y acopio de materias primas.
Las normas a veces son trancas que los competidores más agresivos han con­figurado encandilando a las autoridades para quitarse a competidores chambo­nes que abusando de la mano de obra barata, abusando de la mala calidad, abusando de la contaminación ecológica, tratan de competir por el lado de la cune­ta, por fuera de la cancha oficial. Toda norma es una herramienta competitiva que si te pega para eso la propusieron tus competidores internacionales.
Pero tú también puedes entrarle a competir en serio. Tú también puedes desarrollar tus ventajas competitivas, tú también puedes primero cumplir las nor­mas y luego escoger dos o tres normas, para rebasarlas con un poquito de desa­rrollo tecnológico, tú también puedes exi­gir cambiar alguna norma a tu favor.

Automotivarme…¿yo?, ¿lo necesito?

Novarum Consultoría

 
Comenzamos, al menos en México, el 2017 un poco atropellado y todavía vienen más retos que tendremos que superar. Algunas personas han decidido manifestarse, otras manifestarse en línea (redes sociales), los menos decidieron hacer saqueos, otras simplemente siguen sus labores cotidianas pero atentos al entorno y algunos otros pueden estar simplemente haciendo caso omiso a todo lo que pasa.
Para ser honesta soy del cuarto grupo, continuo con mi vida, claro poniendo mucha atención al entorno, haciendo los cambios y tomando las precauciones necesarias para poder sobrellevar todo lo que esta pasando.
Reconozco que con tantos “problemas” que se avecinan en el entorno, me cuesta mucho trabajo contar con motivación suficiente para poder realizar estrategias nuevas para los proyectos en los que estoy involucrada; puede ser por la misma incertidumbre que tiene este 2017 o simplemente un problema de concentración momentáneo.
A pesar de este sentimiento, y después navegar en internet sin sentido (en un inicio), me puse a leer diferentes frases de éxito y motivación; gracias a esto me cayo el veinte que en efecto necesito automotivarme. Creo que ya es bueno al menos admitir que si lo necesito.
Por lo que me di a la tarea de buscar la definición de automotivación; después de esperar aproximadamente dos segundos, Google me arroja esta opción de definición: automotivación es el origen o la razón que nos lleva a realizar una acción determinada o, por el contrario, no llegar a hacerla. Se trata, por tanto, de un componente psicológico estimulado por factores externos o interno.
Continúe leyendo, ya que la definición en sí, aunque explica perfectamente que es, no me servía de mucho; pero luego me encontré en Pinterest una imagen en la que se presentan 20 trucos para fomentar la automotivación, estos son: pensar positivo, comprometerse, dar el primer paso, llevar un diario de metas, establecer un referente, no dejar pasar tiempo, identificar debilidades, anotar las motivaciones, tener fuentes de inspiración, conectar con un consejero, descomponer metas, visualizar la meta, autorecompensar, fracasar, mantener el foco, priorizar, resistirse y luchar, ser realista, quererse mucho y vivir el presente.
¡Wow!, me di cuenta de que he hecho o puesto en práctica más de uno, de hecho muchos más, y llegue a la conclusión que depende más de la constancia, de cada día poder cumplir una meta por pequeña o grande que sea y de al menos aplicar uno de los trucos para tener automotivación constante.
Finalmente decidí el día de hoy poner en práctica varios de los trucos para automotivarme; y como resultado, me sentí un poco más creativa (tampoco hay que exagerar), pude avanzar trabajo que tenía rezagado, me establecí metas claras e hice una lista de pendientes; pueden no ser las acciones más diferenciadas o mágicas; pero al menos tengo un camino trazado y metas definidas por cumplir en este 2017.